Pintado antideslizante con resina epoxi

Pintar un pavimento es una solución básica, sencilla, rápida de ejecutar y económica, con la que se consiguen acabados lisos de fácil limpieza, esterilización y descontaminación. Estos sistemas añaden una correcta resistencia a la abrasión, especialmente las pinturas con alto contenido en sólidos, con la posibilidad de obtener acabados antideslizantes y colores en toda la gama de la carta RAL. Se aplican como protección antipolvo de superficies expuestas a desgaste por fricción, como lo son naves industriales, parkings, recubrimientos interiores de tanques y depósitos, anticorrosión y protección de paredes especialmente en industria alimentaria, etc.

En caso de querer optar por una prestación superior, el sistema que le precede es el pavimento continuo multicapa, tanto en su variante monocolor como en cuarzo color.

Solicitar un presupuesto

Le asesoraremos personalmente y sin compromiso

Nuestro equipo técnico-comercial se desplazará a sus instalaciones para ofrecerle una solución acorde a sus necesidades y expectativas.